1 oct. 2017

Sólo Una

A continuación, presentamos el cuento ganador en el Primer Concurso de Micro-Relatos en Español en Israel, organizado por Ritmo Latino, en el Marco de la Sexta Feria Internacional del Libro en Español, que se llevó a cabo el viernes 15 de Setiembre en la ciudad de Raanana.

El tema que elegimos para el Concurso fue "Anécdotas Latinas en Israel", instando a los participantes a que sus historias relaten circunstancias o peripecias que atraviesan los inmigrantes latinoamericanos en Israel durante sus primeros años, en los que se enfrentan a un idioma y mentalidad tan distintos.

El cuento de Eduardo Duschkin titulado "Sólo Una" logra reflejar en pocas palabras, con pericia y sencillez, el espíritu de camaradería a ultranza del Kibbutz en sus primeras épocas de pioneros y de glorias y el choque frontal con la idiosincracia de una pareja de inmigrantes recién llegada de Buenos Aires.

Felicitaciones Eduardo!   Aquí va el cuento...

Sólo Una
por Eduardo Duschkin

Dolly y El Conde llegaron en barco a Israel en 1969.
Su destino fue el kibbutz.  Un kibbutz tan argentino que, cuando iban a Tel Aviv, decían que "viajaban a Israel".
Habían descubierto un pequeño café que hacía algo muy parecido a las medialunas.
La dueña ya los conocía.  Apenas se sentaban, les traía un enorme tazón con café con leche y dos unidades del preciado tesoro.
Un día,  El Conde pidió al entrar:  -Hoy quiero tres.
-Quién mas viene?- preguntó la mujer.
-Nadie.  Es mi cumpleaños y quiero festejarlo comiendo dos.
-Imposible.  Qué hago si -porque vos comiste dos- llega otro cliente y no tengo medialunas para darle?
-Y si no viene nadie? -preguntó El Conde sin poder creer el tono de la discusión.
-Ahora te comes una.  Y antes de volver pasas y si nadie vino... te llevas la otra.

1 comentario:

  1. Felicitaciones Eduardo Duschkin.
    Haz logrado transmitirnos esta anécdota con brevedad y solvencia literaria.

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!