14 jun. 2013

Tip 6: La imaginación como timón

-¿Para qué imaginar tanto,  no  tenés  bastante con la realidad?   Con lo que escucho acá en la manicuría,  te puedo dar material para varias telenovelas…  ¿para qué andar inventando si la vida misma te ofrece las historias?

-Para hacerlas  aún  mas  apasionantes,  mentís un poquito,  las adornás con la imaginación ¿qué tiene de malo?   No te remitís a contar exactamente lo que viste o escuchaste,  sino  que  agregás  o  quitás  
a  piaccere,  para eso sos  escritor  -le explico, sin lograr que levante la vista de las uñas que me está pintando-.

Un reloj,  para todo el mundo  es en general redondo o cuadrado.  Pero  los relojes de  Salvador Dalí, por ejemplo,  adoptan formas de amebas rebeldes, dejan de ser  estáticos y cobran el movimiento  que tiene  una prenda que cuelga de una silla o una rama.
  
Un verdadero  creador  no solo observa, escucha y reproduce una copia exacta de lo que oye 
o ve.   El autor de una obra de arte  atraviesa la realidad  y va mas  allá de ella  sin miedo a la burla o  al ridículo y  la  adorna  con toques  propios  de  imaginación y creatividad.

-¿Quiere decir que si una clienta me cuenta que tiene una madre algo invasiva, por ejemplo…? –empezó a decir Violeta  mostrando  interés en el asunto-.

-En mi historia será aterradoramente dominante  y posesiva  tal vez –completo con picardía.
-Agrandás  las cosas, vos –me acusa con desconfianza-.

-Agrando o achico según me convenga.  Atenúo  rasgos,  intensifico  conflictos,  modifico y combino  caracteres  de los personajes…  como  un  alquimista.


Y  ustedes  autores…  ¿se  sienten  imaginativos  o  no?   ¿Pueden  desprenderse  “de  lo  que  fue así  tal  cual”  y  sazonar  una  situación  con  ingredientes  de  cuento?