2 ago. 2016

Algunos cuentos de Graciela Corfas Z"L

Graciela Corfas, traductora, escritora y hermosa mujer llena de vida que pasó por varios Talleres de escritura del Cervantes y conoció a algunos de ustedes, terminó una larga pelea de diez años contra la enfermedad y por lo menos podemos decir que ya no sufre más. En el lapso de esa década viajó por el mundo, bailó en el casamiento de un hijo, vio nacer nietos y se mantuvo en contacto siempre conmigo, tratando varias veces de retomar los Talleres o de concurrir a los encuentros de lectura de trabajos propios.

Suelo decir en clase, que la palabra escrita tiene el poder de lo que permanece, de lo que trasciende.  Por eso a continuación, hoy -30 días después que nos dejó físicamente- y como homenaje a Graciela, publico algunos de sus escritos, que estoy segura van apreciar muchísimo.

Graciela querida!  Sea bendito tu recuerdo...

¿QUÉ HAY EN UN HOMBRE? *
Me acerqué al empleado del Ministerio de Absorción con el pasaporte en la mano.
“¿Nombre?”, me preguntó. “Graciela Beatriz Arcusin de Corfas”, le contesté.
“¿Gra…qué?” me contesta mirándome con desconfianza. “¿Qué nombre es ese?
Acá te vas a llamar…”
“De ninguna manera” contesté con bronca, “no me cambio el nombre”
Así entré al país, con un nombre propio que ninguno de los locales podía pronunciar y mi nuevo apellido de casada. Así comenzó mi vida en este lugar tan lejano y tan cercano a la vez. Que parecía conocido y no lo era. En donde toda la gente que caminaba a mi lado en los pasillos de la universidad hablaba distintos idiomas, y mientras algunos me abrían la puerta, otros me la cerraban en la cara.
Un nuevo mundo en el cual la familia cercana estaba muy lejana, a distancia de cartas por vía aérea y llamadas telefónicas una vez por mes.
Primer viaje largo en avión, primera vez en Europa. Y Avi, mi traductor y mi ancla, fue mi único contacto con la nueva realidad. Él nadaba como pez en el agua, yo ni siquiera sabía nadar y no siempre tuve un salvavidas.
Y así me tiré en un mar distinto, desconocido y extraño que es hoy mi casa. El lugar donde nacieron y crecieron mis hijos. El lugar a donde traje mi nombre y mis 19 años de vida.
No es fácil transportar la historia de una familia y de una cultura que desaparece a hijos que nacieron en este país tan dinámico y cambiante. En donde la realidad de la guerra hace uso y abuso de la historia y el presente. Es muy difícil hacerlo y además estar satisfecho. 
Y yo lo estoy, sin haber olvidado las dificultades y los esfuerzos, mirando hacia atrás y hacia adelante aunque aún me digan:
¡Qué nombre tan lindo y tan raro! ¿Por qué no lo cambiás por uno en hebreo?

*El título está tomado de William Shakespeare - Romeo y Julieta
..........................................................................................................
  
DAMOCLES
La rutina diaria estaba marcada por un reloj implacable que había que mantener despierto para que no deje de funcionar.
No había tiempo para perder, todo lo que no se haga en este momento se pierde y se mueve a la sala de los irrecuperables. Nadie quería estar en el equipo de los desahuciados,  los que no tenían fuerzas de luchar. Los ganadores no dejan que el cuerpo se acostumbre, hay que impedir a toda costa la inercia. Levantarse, caminar, tragar,  aunque duela, aunque no se pueda.
Estaba tomando sol y se sintió observada, controlada. Se dio vuelta y vio a Damocles, el gato que rondaba por el patio del centro de rehabilitación.
...............................................................................................

VOLVER
La mano reboto en su rostro con un ruido sordo y retumbó en las paredes, en sus oídos y en su alma.
Se sintió vergonzosamente herida, veía su propia sangre inundar su cabeza sin dejarla respirar, pensar o responder.
Había perdido la cuenta de todas las veces que había estado en la misma situación,  y tampoco podía recordar la infinidad de planes de venganza que había imaginado.
Toda una vida de sufrimiento de la cual se creía cómplice y herramienta. No podía irse,  estaba enredada en un tejido denso de  mentiras y promesas no cumplidas.
Nadie cumplía las promesas, pero a ella le dolían las suyas propias, las que mojaban con sus lágrimas la almohada y le quemaban la garganta queriendo escapar del encierro obligado.
Alambres de miedo y culpa que no podía cortar la ataban a su martirio.
No estaba preparada para su propia reacción. La tomó tan de sorpresa como a él. La mano que levantó con fuerza estaba impulsada por un sentimiento desconocido, el mismo que la llevó hasta la puerta que cerró a sus espaldas.
Se sintió orgullosamente liberada, pero volvió. Volvió porque detrás de esa puerta quedaron dos rehenes a quienes no quería ni podía dejar atrás. En ese momento se sintió con fuerzas para ser madre.
..............................................................................................................................

¿QUÉ NOS UNE?  SOLO PALABRAS...

Andrea entra a la sala llena de energía, camina, se sienta y se para mientras se refriega las manos y piensa:
-¿A ver, a ver? ¿Por quién empiezo hoy?-

No es fácil recibir críticas, sobre todo en público, pero Andrea sabe criticar diplomáticamente, corrigiendo y sin herir y también sabe elogiar.
Pensé muchas veces en el hilo que nos une a los participantes de los Talleres. Cuando lo único que compartimos es el placer, o la necesidad de escribir y un idioma común (menos Lucía-brasilera que recibe Ad Honorem el título de hispanohablante)  Tenemos tantas diferencias generacionales y de experiencia de vida...

Y llegué a la conclusión de que nos unen las palabras: las que pensamos, las que traemos escritas y las que leemos aquí. No es poco.  Todos tenemos diferentes estilos, no solo en la escritura, y tal como intentamos respetar las reglas de comportamiento social, estamos tratando de aprender a respetar las reglas gramaticales, ortográficas y sintácticas. 
Les deseo a cada uno de ustedes que sean el próximo “Saramago” para que -como él- puedan permitirse todas las licencias literarias y encima ser aplaudidos y premiados por las mismas. 
Mientras tanto, tenemos que seguir puliendo y trabajando.
Hasta la próxima consigna… Un abrazo!


                                                              *********
Por último, les dejo aquí el sencillo pero tan significativo deseo de Rosh Hashaná que Graciela escribió para uno de los concursos que organicé, titulado "Un deseo original".       

       "Sentir, hacer, admirar, necesitar, ayudar, tentar.  Observar, vivir... amar"

1 comentario:

  1. No eramos precisamente amigos, solo alguna vez companieros pero igua que esto vale para esta gran mujer:
    Cuando Un Amigo Se Va
    Alberto Cortez

    views
    17.708

    Cuando un amigo se va
    Queda un espacio vacío,
    Que no lo puede llenar
    La llegada de otro amigo

    Cuando un amigo se va,
    Queda un tizón encendido
    Que no se puede apagar
    Ni con las aguas de un río

    Cuando un amigo se va,
    Una estrella se ha perdido,
    La que ilumina el lugar
    Donde hay un niño dormido.

    Cuando un amigo se va
    Se detienen los caminos
    Y se empieza a rebelar,
    El duende manso del vino.

    Cuando un amigo se va
    Galopando su destino,
    Empieza el alma a vibrar
    Porque se llena de frío.

    Cuando un amigo se va,
    Queda un terreno baldío
    Que quiere el tiempo llenar
    Con las piedras del hastío.

    Cuando un amigo se va,
    Se queda un árbol caído
    Que ya no vuelve a brotar
    Porque el viento lo ha vencido.

    Cuando un amigo se va,
    Queda un espacio vacío,
    Que no lo puede llenar
    La llegada de otro amigo.




    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!