24 sep. 2013

Tip 22: Intriga y Esperanza

Hablábamos del ayuno y del perdón sopesando el verdadero alcance del arrepentimiento concentrado en un solo día del año, cuando con un gesto drástico, Violeta me indicó que mirara hacia afuera.

-Esa mujer... ¿la ves?  Vive en mi edificio.  ¡Ni aunque ayune durante dos meses la van a perdonar! -introdujo-.  Una sola vez entró al local y pidió hacerse las manos.   Yo la miré fijo a los ojos y le dije bien fuerte, adelante de todas las clientas:  "No tengo tiempo ni turnos a futuro para vos".  Entonces dio media vuelta y -por suerte- no entró nunca mas...

Abrí grandes los ojos.  Mis uñas ya se habían secado y yo estaba apuradísima, pero me acomodé en el asiento.  La pregunta caía de maduro y nadie me movería de ahí antes que Violeta me contara -con lujo de detalles- que pecado había cometido esa vecina para merecer un desplante tan categórico.

................................................................................
Violeta era una narradora intuitiva y sin proponérselo, me otorgó un ejemplo magnífico de buen comienzo para un cuento.

El primer párrafo de una historia, debe tener la cantidad de ingredientes necesarios para que el lector sienta CURIOSIDAD e  IMPULSO de seguir leyendo.  Cuando escribimos las primeras frases de nuestro cuento, novela o artículo, vale la pena preguntarnos si tiene la cuota de INTRIGA suficiente y si alberga la ESPERANZA de una buena historia detrás de ese suspiro inicial.

Si creemos que NO... es el momento de re-pensar nuestro comienzo y elegir con paciencia y perseverancia una frase mas prometedora,  que dispare de inmediato en el lector PREGUNTAS (¿qué pasó allí?  -  ¿por qué?)  y UNA CERTEZA  (¡quiero saberlo!)

En ese primer renglón, sugiero introducir vocablos que impacten  y remitan a cuestiones de fuerte impronta.  Como ejemplo, transcribo el comienzo de "El Amor en los Tiempos del Cólera" de Gabriel García Marquez:

"Era inevitable. El perfume de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados".

Observen las palabras que nuestro genio literario eligió:  "inevitable" - "perfume" - "almendras amargas" - "destino" - "amores contrariados".... ¡cuántas PROMESAS en un sólo renglón!   Noten la FUERZA que contiene la palabra "inevitable", presientan el cianuro de muerte escondido en las "almendras amargas", intenten adivinar que depara el destino a un "amor contrariado"...  ¿Qué pasó alli?  es la pregunta
que aflora de inmediato en la cerebro del lector... ¡quiero saber!

...............................................................................................
-¿Qué pasó, Violeta?  ¿Qué hizo?  ¿Por qué nunca vas a atender a esa anciana?

Mi manicura disfrutaba en silencio el flechazo de curiosidad que genero en mi.  Estiraba el momento de la revelación paladeando esos instantes en los que mantenía en vilo mi mente de cuento.

-Estuvo en Buchenwald... acusando a los nuestros para recibir favores de los nazis.  Era una famosa "kapo"- dijo por fin.

Me apuré a salir y caminé por la vereda mirando mis manos de jardinera de oficio, que Violeta maquillaba mágicamente una vez por semana transformándolas en la prolija extremidad de una escritora por vocación.
Y me sentí feliz de que mi manicura le escatime a una otrora "kapo" ese minúsculo espacio de intimidad y belleza en donde dos mujeres hablan de la vida y después de 30 minutos, una sale de allí con ganas de acariciar al mundo.

.................................................................................................
A ver, autores!   ¿Se animan a regalar al blog un ping-pong de atrapantes COMIENZOS, haciendo click en "comentarios"?  Sólo pido inventar un comienzo... un renglón o dos... que genere una PREGUNTA (¿por qué? -¿qué hizo? ¿qué pasó allí?!  Y una URGENCIA: ¡quiero saber!

20 comentarios:

  1. Él nunca lo sabrá, ya que nadie le dirigía la palabra. Tras de él, todos reiteraban ese chisme que lo acusaba. Supongo que algo de verdad existirá.

    Zeev -

    ResponderEliminar
  2. Conocerla fue renacer. No era bella pero cuando mis ojos se posaron en los suyos y me devolvió la mirada, entonces, supe.

    ResponderEliminar
  3. Si abría esa puerta, todo lo que tuve hasta hoy no volvería a tenerlo jamás. Y, sin embargo, no podía evitarlo.

    ResponderEliminar
  4. Me quedé frente al pórtico mirando el número de la casa.
    Un sudor frio me recorrió la espalda, y la duda, como un puñal, me atravesó el recuerdo.

    ResponderEliminar
  5. Aquel domingo terrible en que el cielo se tiño de rojo fue el comienzo del fin.

    ResponderEliminar
  6. En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

    Cervantes

    ResponderEliminar
  7. de Los siete locos de Roberto Arlt

    CAPITULO PRIMERO
    LA SORPRESA
    Al abrir la puerta de la gerencia, encristalada de vidrios japoneses, Erdosain quiso retroceder;
    comprendió que estaba perdido, pero ya era tarde.

    ResponderEliminar
  8. Nunca nadie sospechó a que ritmo latia su corazon, cuando paseaba con su hija pequeña por las calles de Tanger, con un arma en su bolsillo y un secreto en el pecho.

    ResponderEliminar
  9. De mi novela inconclusa:
    La casa de los pájaros
    Cuando termino de trabajar en la Universidad para ir a casa, salgo para tomar un atajo por el portón que da al barrio "Dalet". Como estoy aburrido, me dedico a observar todos los detalles que puedo en los alrededores de mi camino. Por ejemplo que en los edificios de dos pisos de la izquierda, las casas de la planta baja tienen terreno. Que algunos han hecho un jardincito, otros lo cerraron y hay quienes han abierto una salida a la calle. La mayoría son deprimentes pero dos me llamaron la atención. Por ejemplo, hace unos días, una señora limpiaba su casita con la puerta abierta, se veía un primoroso patio con jardín. Era como un rayo de Sol en un cielo cubierto de nubes. Unos metros mas adelante vi uno con el terreno todo techado y cerrado alrededor por una lona verde. Cuando me acerqué escuché el canto de decenas de pájaros, quizás de algunos cientos…
    Me pregunté a mi mismo: ¿Porque los pájaros están sin luz o con luz artificial? ¿Que ocultan detrás de la lona?

    ResponderEliminar
  10. Antes de servirlo, abrí el frasquito y vertí el contenido sobre el guiso. Solo resta esperar el resultado.

    Zeev

    ResponderEliminar
  11. Se alejo...Levantando una nube de polvo, en el sofocaba mis ultimas ilusiones

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!