27 may. 2013

Tip 4: Cómo mantener la atención del lector

Violeta dominaba el arte de la narración oral intuitivamente, sin proponérselo y casi sin desearlo.

A los pocos minutos de entrar a su  local de manicuría y pedicuría, disparaba su tradicional "no sabés lo que me pasó" y entonces, cualquier compromiso urgente dejaba de serlo y la vida se tornaba color de cuento.  Hoy, después de conocerla más de cuatro años, estoy convencida que gran parte de su clientela concurre más por su pericia de narradora que por su habilidad para que salgas de allí con cada rincón del cuerpo acicalado como para ir de bodas.

La frase "no sabés lo que me pasó" es una llave mágica que genera en el interlocutor curiosidad, intriga y una cierta complicidad e involucramiento (me lo va a contar a mí y no a otro, necesita saber mi opinión).
Además "si algo pasó" significa que "algo  cambió" en la rutina del que cuenta, delata que hubo un conflicto y de inmediato desearemos saber si se resolvió o no.

Emulando a Violeta, será muy conveniente introducir en cada historia que contamos en forma oral o escrita frases llave.  Aunque dominemos a la perfección el arte de la descripción, no podremos mantener por mucho tiempo la atención del lector o interlocutor, si no generamos la expectativa de que algo, muy pronto, va a suceder.

Ejemplo: venimos describiendo en un cuento, características de la rutina de vida de algún personaje. De  pronto escribimos:  "Pero una noche helada de ese invierno que no olvidaría jamás, algo cambió" 

A ver autor...

¿Tienes algún ejemplo propio o de algún extracto de la literatura universal (citando la fuente)?
Gracias por tu aporte al blog y hasta el próximo secreto de autor...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión enriquece este blog... gracias!