21 may. 2013

Tip 1: La escritura sensual

"Como todo acto de gestación, una buena historia es el resultado de una unión, una cópula entre una idea que aletea y ronda tratando de tomar forma y el deseo inmenso, las ganas, de atrapar esa idea y dejarla asentada por escrito tal cual se nos ocurrió. ¿Cómo hacer para que el lector (o el espectador) vibre, se emocione o conmueva? ¿Como lograr una escritura sensual, que rodee con delicadeza al lector y lo vaya envolviendo, embaucando, que lo seduzca por completo, lo embelese y por fin... lo atrape?  Intentarlo, es el desafío que propone mi blog.  Atreverse a una escritura que palpite, sude, acaricie o lastime, que provoque y deje con las ganas, que explote y de tregua, que mate o muera como en el amor latino, nada de medias tintas".

Ese discurso le solté a mi vecina,  mientras ella me quitaba el esmalte de la semana pasada con acetona luego de fracasar en su cuarto intento por arrastrar la conversación hacia cuestiones mas prácticas.

-Fijate, Violeta  -intenté  interesarla, aunque parecía mas preocupada por el color que yo iba a elegir para pintarme las uñas de los pies.   Todos los términos aplicables al amor, lo son también al acto de escribir creativamente. Si las yemas acarician las teclas o las golpean con la furia de los celos, si nuestros dedos se deslizan por la pantalla del ordenador como por la piel del ser amado, si apretamos el botón "delete" con la rabia de esa pasión que se nos escurrió de la vida y siguió de largo sin consumarse, entonces, el escritor ya hizo la mitad del trabajo y seguramente conquiste al lector.

-A mi al único que me interesa conquistar es a mi  Marcos, que cada día llega más cansado.  Cuando quiero una noche de amor de las buenas -que todavía las tenemos ¿eh? -intercaló con picardía- lo espero con un plato de ñoquis con estofado y de postre arroz con leche.  Me pongo un pijama de raso bordó que tengo para la ocasión  y lo seduzco sin tanto "bla bla" y sin tantas vueltas... ¿te gusta este color coral que llegó nuevito o preferís el rojo oscuro de la última vez?

-El coral -dije automáticamente y no hablé más.
Cuando Violeta me traía de sopetón a la realidad, significaba que estaba a punto de hartarse de mis divagues filosófico-literarios y entonces yo, que venía embalada con una idea, terminaba de desarrollarla en mis pensamientos.

"Dejarse llevar por la corriente de una escritura apasionada y visceral -pensé- tiene sus riesgos.
Implica bucear en abismos oscuros de dolores pasados. Sin el oxígeno de amores tranquilos, girando en remolinos de pasiones que uno prefiere olvidar.   Se puede anclar un momento en las aguas tibias de principios uterinos pero enseguida, uno navega a la deriva como amante abandonado y el mundo habrá perdido todo sentido y equilibrio.
Sólo así -concluí-  partiendo de nuestras angustias y dichas verdaderas, podremos transmitir algo de eso al lector.

-¿Y?  ¿Te gusta el color?  -Violeta  agitaba  su mano frente a mi vista perdida, instándome con delicadeza a dejarle el lugar a la próxima clienta.
Asentí conforme, mirando el color de mis uñas de los pies por primera vez.  Me fui pensando que era un naranja oscuro y profundo, que me recordó al sol en los últimos suspiros del atardecer, antes de dar paso a la noche.  El lenguaje no ofrece un vocablo exacto para describir ese específico color de esmalte, pero nos otorga la posibilidad de combinar las palabras para explicarlo.  Que desafío tan arduo pero tan delicioso  el del escritor... ¿será que podremos contarlo todo si dominamos el arte de combinar infinitamente las palabras?

En la próxima entrada, revelaremos qué piensan al respecto DOS "Jorges" grandiosos:
J. L. Borges y  Jorge Semprún

En tanto... ¿qué opinan ustedes, autores?  ¿Todo se puede contar?

4 comentarios:

  1. Mientras se sienta y se viva cada una de las palabras todo se puede contar, ese es el desafío de un escritor. El éxito es saber cómo hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Mientras se sienta y se viva cada una de las palabras todo se puede contar, ese es el desafío de un escritor. El éxito es saber cómo hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Difícil reto: "DOMINAR EL ARTE DE CONVINAR INFINITAMENTE LAS PALABRAS".
    A por él, Sabina.

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!