23 abr. 2015

Tip 52: Monólogo interno

"Mujer escapa de la noticia":  así es el título de un libro del escritor israelí David Grosman, que cuenta acerca de la madre de un soldado en tiempos de guerra.  La pobre mujer tiene tanto miedo que vengan "a darle la noticia" de que algo pasó a su hijo, que sale de la casa y camina, camina, camina sin rumbo por la ciudad.

En eso pensaba yo, mientras me dirigía con mi hijo Eitán hacia el acto barrial en conmemoración a los soldados caídos en las guerras de Israel, ambos vistiendo jeans y remeras blancas en las que pegamos una etiqueta adhesiva al lado del corazón, con la palabra hebrea "Izcor" (recordarás).  
De pronto, una pregunta de Eitán, interrumpió el curso de mis cavilaciones oscuras.
-Mamá, para vos... ¿cuál de los dos días es más triste, el Día del Holocausto o hoy, el de los soldados caídos?  
Lo miré de soslayo.  Qué inoportuna e impertinente es -a veces- la curiosidad de los niños.  
-Hoy es mas triste, creo... -intenté salir del paso, mientras mi mente buscaba a toda velocidad una construcción lógica comprensible que justificase tal elección.  

Eitán me miró sorprendido.  No compartía y no me daría tregua.
-¿Hoy?  ¿Por qué?  Si en el Holocausto murieron muchos más...

Dudé.  No tenía que ver con cantidades -pensé-. Quería decirle la verdad, brindarle una respuesta digna a la magnitud de su interés. 
Este día me parece mas triste porque el miedo me cierra la garganta... ¿debería poder confesarle esto a un chico?-.  Porque tu hermano es soldado y tú también  -en unos años tendrás- que serlo ¿qué otra opción queda?.  Porque aquél monstruo que mataba en el Holocausto, ahora es cosa del pasado.  Pero las sombras de guerra que eclipsan a este soleado país, son como fantasmas insaciables,  actuales e inminentes. Porque cada madre o abuela en Israel, porque cada hermana, esposa y maestra aquí, es una "mujer que escapa de la noticia"  ¿debería responderle así?  

Miré el reloj.  Casi las ocho.  
-Apurémonos Eitan, falta un minuto para la sirena.
-Pero no me contestaste -protestó-.
-Los nazis ya no pueden seguir matando... pero los soldados pueden seguir muriendo. 

El ulular ensordecer de la sirena invadió los barrios y los corazones de Israel.  Sentí un gusto a ceniza en la boca y un leve malestar.  Eitán me dio la mano y yo se la apreté con fuerza. 
Unas filas mas adelante, de pie entre el público presente,  divisé a Violeta.
.......................................................................................................................
Queridos autores:  cuando dos personajes conversan, discuten, o se encuentran en una situación determinada, vale la pena que el autor se detenga y "desmenuce" lo que está sintiendo exactamente su personaje  ¿Qué se le cruza por la cabeza antes de responder? ¿Qué sentimientos encontrados lo abruman?  ¿Qué quisiera decir en realidad pero nunca se atreverá? ¿Qué conversación mantiene consigo mismo mentalmente ANTES de soltar su réplica?  Este monólogo interno o conversación íntima del personaje consigo mismo, enriquece muchísimo nuestros trabajos literarios y permite que el lector se introduzca mas en la historia y se identifique mas con los personajes.

Observen este monólogo interno del personaje de María, en el libro "Los Enamoramientos" (de Javier Marías).  Noten cómo explica detalladamente -en primera persona- lo que pasa por su cabeza, cuando se siente amenazada por su compañero::

-¿Qué quería ese hombre?  Ha venido sin avisar ¿no?
Me arrepentí de preguntar tanto nada más haberlo hecho.

-¿Por qué quieres saberlo, María? ¿Qué te importa?
Lo dijo con hosquedad, casi airado. Estaba segura que, de pronto, ya no se fiaba de mí, me veía como un incordio, tal vez una amenaza, un posible testigo incómodo.  Había subido la guardia, era extraño, hacía poco rato yo era una persona placentera e inofensiva para él, todo menos un motivo de preocupación, al contrario, una distracción muy agradable mientras él aguardaba a que el tiempo pasara y curara y se cumplieran sus expectativas.  Sentí que ahora se le había presentado un recelo, una duda, seguramente quería preguntarme si había oído su conversación... pero no podía hacerlo.
Entonces me vino de nuevo como un poco el miedo.  Él me lo generó, él a solas, sin nadie delante capaz de frenarlo.  Me apresuré a responder:
-No, por nada, perdona.
................................................................................................................................................
¿Quién aporta al blog el relato de una situación en donde uno de los personajes, antes de responder a determinado requerimiento de otro, desarrolle un monólogo interno que refleje al lector exactamente su estado de ánimo? 


1 comentario:

  1. Café y charlas

    Innumerables encuentros, un sin fín de pocillos de café, charlas literarias, amistad sincera. Una relación de hombre y mujer, pero siempre separados por esa mesa llena de aroma del cefé , de miradas que investigaban el alma.

    También mantenían una correspondencia asidua.Esos mensajes email contenían la continuanción de los debates verbales. Era previsible que algún día se llegaría a una intimidad. Eso ocurrió ayer, con aquella frase en el email de Ofelia: "Ese silencio que flota en nuestros encuentros, ese saber en nuestras conciencias, de lo que podría suceder si… "
    .-.-.-.
    Ella no pegó los ojos aquella noche. No se arrepintió de su atrevimiento. La pasión ardía dentro de su alma, no comprendía como Vicente no lo percibía. Podrían ser tan felices si tan solo él daría un primer paso. ¿Qué lo retenía? Percibía la existencia de una atracción mutua. ¿Entonces?
    .-.-.-.
    Él no logró dormir esa noche. Tantas veces soño con ella, tantas veces quizo abrazarla y besarla en los encuentros. Ahora, todo está en la mesa, blanco y negro, contundente, exigiendo una decisión. ¿Cómo explicarle a Ofelia su lucha interior? ¿Ella no advierte la diferencia de edades? Mis nietos tendrán dentro de poco su edad… ¿No comprende que no quiero arruinar su porvenir? Y cuán difícil me será decírselo, sin abrazos… o tal vez proseguir ese silencio.

    Zeev - 223
    Amikam, 23 de Abril de 2015

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!