1 dic. 2014

Tip 47: "Ahora puedo contarlo"

Entré a la manicuría lívida de frío y todavía temblando.  Me había quedado a dormir en Jerusalem y me tocó volver de mañana, temprano, en un día gris como un mal amor y con esa lluviecita pertinaz que arruga el parabrisas todo el tiempo.

Violeta recién había abierto el local y no necesitó mas que un instante para leer en mi rostro que yo había atravesado una experiencia terrible.

-Sentate- casi ordenó, mientras se paraba de un salto para hacerme un té-.  Parece que venís del más allá.

-De ahí vengo- acoté.

Y me senté al abrigo del micro-clima tan cálido y apacible que Violeta sabía generar en el minúsculo recinto de la manicuría, sin ninguna intención de "hacerme las manos", sólo con la imperiosa necesidad de contar y encontrar alivio en ello.

-Anoche dicté una conferencia en Jerusalem y pernocté en lo de mi prima para no volver manejando entre la oscuridad, la lluvia, las curvas y el asfalto resbaladizo- conté.

Violeta aprobó la decisión con un gesto firme de cabeza.
-Esa ruta es una montaña rusa.

-Salí hoy a las 6.30, para evitarme el bardo a la entrada de Tel Aviv y tener tiempo de pasar por casa a cambiarme antes de ir al laburo- continué con tono trémulo, sin poder creer aún que estaba contenida y a salvo, narrando la anécdota de lo que había vivido-.  De repente, vi un cartel que alertaba con letras electrónicas en amarillo:  "Cuidado:  a 500 mts. niebla intensa".

Violeta se agarró la cabeza.  Y yo... tomé un sorbito de té para animarme a explicar como bordeé un abismo con patines en los pies y con los ojos vendados.

-No fue paulatino.  De repente, me encontré adentro de una nube espesa.  Sentís que te taparon los ojos de atrás y tenés que seguir por un camino que está en arreglo, corcovea entre cerros y no tiene banquina.  Fue pensar en todos y cada uno de mis seres queridos.  Fue imaginar un camión que me choca de atrás y creer a cada segundo que me estrello con un auto de adelante o vuelco hacia el borde del camino.  Fue abrir los ojos como pelotas de tenis y sin embargo, no distinguir ni siquiera el capot... Fue encender las balizas y las luces altas y...  conducir  rezando.

-¿¡Rezando, vos?!-  La tensión bajó y esbocé una sonrisa.

-Literalmente.  La oración parte de un miedo en el corazón y se te planta en la boca, es cosa de locos: "Shemá Israel, Adonai Eloheinu Adonai Ejad"- recité despacito.  Una y otra vez, Violeta... durante veinte malditos e interminables minutos, lo único que atiné a balbucear fue "Escucha Israel, Adonai es Nuestro Dios, Adonai es único". 
Y se hizo la luz.
..............................................................................
Queridos autores:  a veces vivimos (o imaginamos) situaciones puntuales muy específicas que son traumáticas en el momento, pero que -por suerte- ese trauma no dura en el tiempo y uno "vive para contarlo".  Son peripecias  que nos hacen pasar un momento muy feo, pero luego, al abrigo de familia y amigos, se convierten en la anécdota estrella de la reunión.
¿Quién aporta al blog la narración de una circunstancia tremenda vivida (real o ficcional... ¡eso no importa!) que tiempo después se convierte en anécdota?

6 comentarios:

  1. ¿Quién parpadeará primero?

    Anteayer entré al galpón donde tengo maderas para esculpir. Removí dentro del lío existente, buscando un trozo que se ajuste a la idea que tenía.
    Moví un largo trozo de madera, un segundo estaba rajado, y de repente me atrajo una madera que asomaba debajo del montón. Con el pie empujé los que molestaban, me incliné para tomarla ... y todo mi cuerpo se puso rígido.

    Una gran serpiente, el cuello curvo hacia mí, sus ojos en su presa, la lengua bailando ominosamente. Intuitivamente permanecí inmóvil.
    Yo sabía que cualquier movimiento sería interpretado como un ataque, me clavará sus dientes y el flujo del veneno terminará conmigo.

    Un sudor frío corrió por mi columna vertebral, así agachado los músculos empezaron a dolerme, el sudor cubría no sólo el cuerpo, ahora de la frente goteaba en mis párpados. Mis ojos fijos en el enemigo; ni siquiera busqué una azada para matar a ese terrible reptil.

    Su erguida cabeza se movía de lado a lado, examinando donde morder a su presa. Yo seguí sin moverme, el sudor ya bañaba todo el cuerpo, una fatiga se apoderó de mí; Hice acopio de toda la voluntad para no ceder. Sentí fuertes dolores en las rodillas y en mi espalda, pero no descubrí ningún rastro de ellos.

    Los centimetros que nos separaban, los segundos que parecían horas, clamaban por alguna acción ... la serpiente se dió vuelta y se deslizó entre los objetos del galpón y desapareció.


    Zeev - 245

    ResponderEliminar
  2. En general, ante el peligro, la velocidad es salvaguarda, en el caso de los encuentros con serpientes todo lo contrario, completa inmovilidad. Ni un parpadeo. La tensión del momento está muy bien transmitida. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Un beso no tan desinteresado, de Vivian Schul

    En 1947 mi padre les pagó a unos contrabandistas para que los ayudasen a él y a mi madre a cruzar ilegalmente la frontera Checoslovaca. Querían llegar a Austria. Querían huir del régimen soviético que se había instaurado en los países del este con el finalizar de la segunda guerra mundial.
    Estaba oscuro. El “pasador” había elegido especialmente una noche sin luna, y la ruta que avanzaba entre las montañas checas era más sombría que el gulag soviético al que serían condenados si los cogían, y más negra que la tumba adonde los llevaría el disparo del guarda fronteras.
    Bruscamente mi padre atrajo a mi madre hacia él, la abrazó con fuerza y la besó. “Qué romántico se ha puesto Jozsi en medio del peligro”, pensó mi madre. Siguieron caminando, y cuando por fin pudieron divisar la bandera austríaca sobre una cabaña, mi padre le explicó a mi mamá. -Habías puesto un pie al borde del barranco y no te quise asustar diciéndote que tengas cuidado-.
    El segundo contrabandista, el que los esperaba del lado austríaco de la frontera, salió de la cabaña y vino a su encuentro. Cuando vio a mi mamá tan pálida y temblando la tomó en brazos y preguntó:-¿Qué pasó? ¿Un centinela checo les disparó?-.

    ResponderEliminar
  4. Palmar de Colon
    Viajamos un grupo de mochileros al Palmar de Colon.
    El palmar es una franja de palmeras que recorre todo el mundo, esta en Africa y en America.
    En Argentina en Entre Rios. Es un lugar precioso e inolvidable.
    En realidad ademas de la belleza hay otros dos motivos para no olvidar ese paseo.
    El primero fue que llegamos y nos recibio una tormenta espantosa con truenos y rayos, asi es , no relampagos sino rayos!.
    Alcanzamos a resguardaros en un galpon abierto y no pudimos armar las carpas.
    Aterrados y muertos de frio vimos como los rayos derribaron varias palmeras a pocos metros del galpon.
    Los religiosos de nosotros rezaban y los demas tratabamos de no hacernos encima de miedo.
    Yo me pude contener , no se los otros.
    Al final la tormenta amaino y nos dormimos.
    Al dia siguiente disfrutamos del Palmar.
    Despues de varios dias cuando comenzamos a pensar en volver vimos en la costa del rio Uruguay un barco arenero que en realidad vino a cargar piedritas de arena.
    Decidimos hacer "dedo", para lo cual mandamos a nuestras mochileras.
    El capitan se enamoro de un de ellas en un flechazo irresistible y consintio llevarnos hasta San Isidro, a pocos km de Bs As.
    El viaje fue una fiesta, los marineros robaban gallinas en la costa y las chicas cocinaban.
    Es un viaje largo asi que tuvimos varias noches de confraternizacion con guitarreadas, mate y comilonas.
    Pero el enamorado capitan no vio aproximarse a un barco de frente, que ademas le faltaba la luz de la popa.
    conclusion:
    Choco..!
    Yo me cuerdo que atine a desatarme los borceguies de mochilero, por las dudas de que hubiese que nadar.
    Por suerte solo fue un gran susto, mas bien bien uno grande !!!...
    Al dia siguiente llegamos a la punta del muelle del San Isidro Yacht Club y bajamos, salimos en fila india ante el asombro de todos los socios y nos tomamos el colectivo sesenta hasta la capital..
    Un viaje y dos cagazos inolvidables!!!

    ResponderEliminar
  5. Thanks for sharing, nice post! Post really provice useful information!

    Giaonhan247 chuyên dịch vụ vận chuyển hàng đi mỹ cũng như dịch vụ ship hàng mỹ từ dịch vụ nhận mua hộ hàng mỹ từ trang ebay vn cùng với dịch vụ mua hàng amazon về VN uy tín, giá rẻ.

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!