14 jun. 2014

Tip 39: Clímax o "Minuto de Gloria"

"Saltó como si tuviera resortes en los pies.  Su cabeza estaba posicionada mas alto que la de otros jugadores pero en el instante crucial, comprobó que no podría rozar la pelota porque la curvatura no había sido la suficiente y el balón caería casi dos metros mas adelante. Entonces, la decisión fue instintiva, animal: Van Persie impulsó su cuerpo en el aire, horizontalmente, como si el área fuese una piscina y dio un salto de nadador, de águila que se arroja en picada.  Logró rozar la pelota con el costado derecho del cráneo, desviándola hacia el arco enemigo en un ángulo tan preciso y sorpresivo, que descolocó al arquero mas famoso del mundo y provocó un rugido de euforia que sacudió el estadio.  ¡Si hasta me pareció ver -en el globo terráqueo que adorna mi biblioteca- que el contorno de Holanda latía y brillaba, era un corazón entre los demás países! Aterrizó en el pasto con  pecho, vientre y sonrisa de delfín.  Y cuando espió de reojo la hazaña, al arquero impotente y a la hinchada estridente, besó el pasto de la gloria de ese primer gol de Holanda en el mundial y supo que iban a hablar de él, que estaría en todos los titulares.  
Supo, que ese gol pasaría a la historia".

Terminé de contar con agitación y un entusiasmo que no logré contagiar a Violeta.  Mi manicura me miraba en silencio con impaciencia y un dejo de preocupación.

-¿Qué pasa?- reaccioné a la defensiva- ¿dije algo malo?

-¡Para nada!- su tono irónico-sarcástico no se hizo esperar-.  Solo estás relatando partidos de fútbol desde que entraste, tus uñas se secaron hace cinco minutos y yo esperando que liberes el banquito para poder seguir atendiendo a esta gente- indicó, mientras señalaba a dos señoras de aspecto muy "snob" que parecían venidas de otro barrio.

-¡Perdón!  -me levanté de un salto-  No había notado que entraron clientas, ya me voy... Anotame para el viernes próximo, please -solicité ya saliendo y expliqué, intentando quedar simpática:
-Antes del  partido "Argentina-Irán", es fun-da-men-tal que me pintes las uñas de celeste y blanco...
Violeta ni me miró y respondió con un anuncio terminante:
-No hay turnos hasta que termine el Mundial -informó sin siquiera abrir la agenda. Y se dedicó a hablar con la señora pituca, que empezó a contarle el origen de cada anillo que llevaba en sus dedos gastados.

Me alejé de la manicuría ofuscada y tomé una decisión:  No volvería a pisar jamás ese antro feminista y banal, donde se valoraba mucho más una receta de tarta para Shavuot... que un golazo de Van Persie.
...................................................................................................
Queridos autores:  ¿quién aporta al blog la descripción de "un minuto de gloria" de un personaje? ¿Se animan a narrar el momento exacto en que toca el cielo con las manos, se siente el rey del universo y le guiña un ojo a las estrellas del firmamento?

4 comentarios:

  1. Petank


    Los dos equipos estaban bien entrenados, la tensión era inmensa, debido a que estaban empatados. Ocho puntos cada uno.
    Los tres rivales lograron alejar nuestras bochas, quedando una de ellos arrimada al "cuchoné", a dos centímetros de distancia. Esto significaría el triunfo de ellos.

    Nos quedaba la última bocha, que sería arrojada por el mejor tirador de nuestro grupo.
    Los amigos de nuestros adversarios ya destaparon el champagne para celebrar la victoria del Campeonato Anual de Petank en Israel.

    Shaul, la bocha en su mano, el sudor corriendo por su frente, se concentró para sobreponerse a la sensación de vencido. Los compañeros lo miraban, sabiendo que era imposible acercar más que la de los contrarios.

    La mirada fija en el objetivo, con decisión sin esperanza, envió su bocha.
    Lo imposible sucedió. La bola rodaba lentamente, llegó a la de ellos y como diciéndole "Aquí estoy" la empujó un poquito y tomó la distancia de un centímetro.

    Los jueces midieron varias veces esa mínima diferencia.
    Tomaron fotos como testimonio y nos otorgaron la Copa 2014.


    Zeev - 175
    Amikam, 15 de Junio de 2014

    ResponderEliminar
  2. Laureles de cera


    Su corazón era un potro salvaje.
    Sus piernas, con la vida propia de cientos de días de entrenamiento, pedaleaban la bicicleta como pistones de la máquina del movimiento perpetuo.
    Miró hacia atrás, su reloj de la experiencia le indicó que estaba dos minutos adelante de su perseguidor.
    Su boca comenzó a saborear la miel de la victoria.
    ¡Solo trescientos metros!- Pensó - ¡doscientos cincuenta, doscientos....cincuenta...diez...!
    A pesar de su velocidad vertiginosa, pedaleó esos últimos metros como en la cámara lenta de un filme de acción. Como si hubiese roto la barrera del sonido dejando atrás el clamor del público.
    Solo escuchaba el roce del asfalto con las delgadas ruedas...
    Hasta que por fin su pecho rompió la delgada tira de la meta y tras algunos metros de lento dejarse rodar, fue literalmente raptado por sus admiradores que lo llevaran en andas hasta el podio de los vencedores.
    Los tres cubos blancos estaban debajo del enorme cartel Tour de France 2010.
    Ya arriba del cubo del medio, el más alto, se secó con el brazo las gotas saladas de sudor que le empapaban la cara.
    El segundo y el tercero cuando llegaron, bajaron de sus bicicletas y se le acercaron con esa sonrisa de los "que casi".
    Ya juntos se fundieron en el dulce abrazo de la victoria.
    Alberto Contador abrió la canilla de su reserva de lágrimas, quiso agotarla pero las risas del triunfo se ocuparon de contenerlas.
    Ese veinticinco de julio de 2010 quedó grabado en la memoria colectiva de todos los españoles como el glorioso día en que un nuevo "Miguelón"² volvía a traer el premio para casa.
    A Alberto le volvieron los recuerdos como "flashes" de minipelículas de YouTube, grabadas permanentemente en la red y en su memoria:
    "Las vueltas con la bicicleta con la cual el hermano mayor lo animó a correr".
    "El mote de Pantani¹ con el cual lo habían denominado sus compañeros a los dieciséis años por su fuerza en las subidas".
    "Su primeria victoria en la primera etapa de la vuelta a Polonia en el 2003..."
    ¡Cuantos cientos de km había recorrido había recorrido hasta pedalear finalmente estos 3596 km del tour de Francia!

    Titulares de los diarios en setiembre de 2010:
    ENCONTRADO CLEMBUTEROL EN LA PRUEBA DE "DOPING" A CONTADOR EN EL "TOUR DE FRANCE"

    En septiembre de 2010 se hizo pública la presencia de Clembuterol en una muestra de orina de Contador obtenida el 21 de julio de dicho año.
    La cantidad detectada fue mínima, solo 50 picogramos por mililitro.

    Contador sintió que sus laureles se derretían como las alas de Ícaro al acercarse al sol.
    De nada valieron sus explicaciones de haber ingerido la substancia dopante por comer un solomillo de un animal sacrificado, el cual había sido engordado usando "Clembuterol", substancia prohibida pero que aun así es usada por ganaderos deshonestos. Y de que esa mínima cantidad no tiene ningún efecto en el desempeño de los deportistas.

    La gloria de esos laureles de cera solo duraron dos meses, la vergüenza de la acusación todavía lo agobia.
    Esta vez Alberto Contador abrió nuevamente la canilla de su reserva de lágrimas para llorar hasta agotarla.
    El tiempo de las alegrías quedo junto a las viejas fotos recortadas de diarios en el álbum de las glorias pasadas.

    ¹ Marco Pantani: un ciclista italiano carismático que fue uno de los mejores escaladores de la historia deportiva.
    ² Miguelón : asi llamaban a Miguel Induráin Larraya, el excepcional ciclista navarro que ganó consecutivamente el "Tour" de1991 a 1995

    ResponderEliminar
  3. Alberto Contador parece estar recuperado de esa racha.
    A quien le interesa puede seguirlo en :
    http://albertocontador.org/

    ResponderEliminar
  4. Como siempre una dicha leerlos a ambos!

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!