1 ene. 2014

Tip 31: Inspiración

Entré a la manicuría del barrio eufórica y con una botella de sidra dulzona muy especial, hecha con manzanas de la Alta Galilea.

-¡Feliz año 2014 para mi querida manicura Violeta, amiga y vecina, hermana postiza en estas tierras que adoptamos por elección!   Te deseo un año lleno de... ¡inspiración!

El rostro gratamente sorprendido y feliz de Violeta se oscureció de repente y sus cejas se arquearon como preguntándome qué es lo que podría hacer ella con un año plagado de aquella dudosa virtud.

Me expliqué rápidamente:
-La inspiración es ímpetu innovador y un impulso creativo tan grande que, en general,  acarrea el éxito en lo que emprendas.  El  éxito genera mas trabajo.  El trabajo  implica dinero y el dinero... predispone maravillosamente para el amor.

Violeta me miró con desconfianza por unos instantes, en absoluto silencio. Y cuando yo ya estaba por repetir la secuencia de buenos augurios desencadenados, apeló a un tono bien práctico desprovisto de paciencia, para poner punto final al asunto y evitar empezar el año con una discusión.

-Yo te agradezco la sorpresa, la sidra y la amistad.  Pero a mi deseame "salud, dinero y amor" y eso me abarca todo lo que puedo necesitar.
.................................................................
Y ustedes autores... ¿qué opinan?  ¿No sería genial un año en el que TAMBIÉN fluya naturalmente la inspiración y nos sintamos "tocados por la varita"? 
FELIZ AÑO 2014 y que siempre tengan lindas historias para contar (reales o inventadas)

4 comentarios:

  1. Ayer leí una cita que me encantó:
    ''Mañana es la primera página en blanco de un libro de 365 páginas...escríbelo bien.''
    Que tengan todos un año espectacular...
    Recibámoslo con la creatividad y la fuerza necesaria para hacerlo a nuestra medida. Si acaso nos aprieta, saber por donde aflojarle una puntada...o si nos quedase demasiado grande...meternos de a dos o sacar de lo que sobra una bufanda!
    Los quiero mucho a todos!
    Vera Luna

    ResponderEliminar
  2. 1 Enero 5774


    Este invierno fue frío en especial, por lo que decidí hacerme un regalo de Año Nuevo y me compré un gorro, con orejeras. No lo usé hasta hoy, esperé al primer día del nuevo año.

    Contento me lo puse y salí a la calle, valentón contra ese viento frío. Me sorprendí al escuchar cierta vocecita, me levanté el cubre oídos, me fijé alrededor, nadie…

    Alucinaciones, me dije y me volví a acomodar el gorro y proseguir la marcha. Entonces ya era un reclamo, en alta voz –Gil ¿ Aún no entendiste que soy yo quien te habla? ¡Sí, yo, tu gorro nuevo! Te conviene aceptarme como un buen acompañante.–

    Me lo saqué, lo miré bien por adentro y los costados; no había ningun artefacto de esos modernos. Observé el entorno, quizás alguna cámara que hace bromas… ¡nada!

    Ni bien me lo volví a colocar, siguió atormentandome con su discurso interrumpido:
    –No tenes remedio, vamos en yunta y te aconsejo oirme. Ya logré interiorizarme con tu cerebro, encontré allí un cuento que no escribistes… ¿a quien esperás, pavote?– me gritó.

    Me lo quité, no soporto intrometidos. Ya prefiero sufrir el vendaval.


    Zeev - 193

    ResponderEliminar
  3. Siiiii, sólo Zeev! Qué mágico, campeón!

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!