31 jul. 2013

Tip 16: Aprovechar tiempos muertos y esperas

-A  la mañana fui al dentista y tuve que esperar una hora y media- contó Violeta mientras pintaba prolijamente de rojo mis uñas de los pies, una tarde agobiante de verano que invitaba únicamente a andar en ojotas o sandalias.  

Ese espacio refrigerado de relax  y "mimo personal" en el local de mi amiga-manicura facilitaba la conversación.  Los temas triviales se sucedían con parsimonia y sin apuro, hasta que de pronto, algún comentario se imponía y cobraba repentina importancia universal, generando un intercambio vehemente entre nosotras, parecido a una discusión filosófica. 

Fue el caso del tema "espera en el consultorio del dentista".

-Qué pérdida de tiempo- siguió quejándose Violeta-  ¿para qué cita a tantos pacientes juntos?  ¿Yo te hice esperar alguna vez más de quince minutos?  ¡Es una falta de respeto!  ¿Qué podés hacer durante una hora y media, junto a otros ocho con muelas doloridas que resoplan de fastidio?

-Mirar sus rostros -contesté-.   Leerlos como si fueran un libro abierto. Adivinar sus angustias y apremios, descifrar a través de las arrugas en las comisuras de sus labios, si han pasado una noche de felicidad o de espanto.  Observar sus párpados cansados y "traducir" ese cansancio, descubrir si es resignación o esconde la satisfacción que se siente después de haber logrado una meta difícil -expliqué-.  No es tanto tiempo esperar una hora y media...  el tiempo es relativo.

Violeta me miró sin paciencia.  Sonreí.  Yo podía haber asentido y eso hubiera acompañado su desahogo: uno se da cuenta cuando el interlocutor "tira la bronca" sólo para descargarse y desea escuchar simplemente un "tenés razón, qué bajón esperar tanto tiempo..."  Sin embargo solté esa pequeña provocación, esperando su reacción con cierto deleite.

-¡¿Qué relativo?! -saltó como aceite hirviendo-.  Tenía que hacer las compras para la cena de Shabat y no pude, mañana vienen mis cuatro nietos! ¿Cuándo voy a hacerlo?  Tengo agendadas clientas toda la tarde por el tema del  "Día de los Enamorados"... incluída VOS misma -recalcó-  ¿de qué relatividad me hablás? -siguió despotricando- Ustedes los escritores... acostumbrados a quedarse pensando y a vivir en las nubes, nunca tienen apuro y pueden quedarse "observando rostros"  -remedó- pero la gente común y corriente y práctica como yo ... 

La frase quedó flotando en el aire.  Violeta dió por terminada su tarea y puso punto final a la discusión indicándome con un ademán que estaba apurada y que le deje el lugar a la próxima clienta.
...............................
Y ustedes, autores?  Se animan a hacer "click" en comentarios y aportar al blog la descripción de un rostro, situación o panorama que hayan observado con detenimiento aprovechando una espera?  Como haría un buen escritor,  que se precie de serlo...

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Colecciones

    Hay gente que colecciona estampillas, otros monedas, algunos muy ricos coleccionan caballos de pedigree.
    Mi amigo Miguel junta jarritas de cerveza. En cada viaje trae por lo menos una.
    Pero yo colecciono algo mas simple y barato, colecciono rostros.
    Cuando espero en la consulta de un medico, en una estación de tren o la parada de algún ómnibus, observo a la gente.
    Siempre hay una cara muy singular. La observo detenidamente, la describo y la guardo en la memoria. Tengo una lista, solo escribo la fecha y una pequeña descripción. 25 de junio de 2010 la cara de vaca...13 de agosto de 2011 la cara de sifonero, etc.
    La cara que mas me impresionó fue la de aquel hombre del ómnibus ...
    Pensé para agregar a mi lista : 6 de noviembre de 2012 la cara de muerte..
    Tres paradas mas adelante apretó la campanilla y bajó.
    Mientras bajaban otros pasajeros el hombre cruzo la avenida por delante del ómnibus.
    Escuché el chirriar de los frenos y los gritos de la gente.
    Bajamos los curiosos y los que intentaron ayudarlo.
    Entre los últimos había un médico.
    Apartó a los demás y se arrodillo a su lado para revisarlo.
    -¡No hay nada que hacer!- dijo – está muerto...

    Daniel Kritz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dany... me encantó "Colecciones"! Dentro de poco el que va a dar clase sos vos! Gracias por el aporte, además súper relevante.

      Eliminar
    2. Daniel,no te conozco,salvo por tus escritos,pero tenes la facilidad de contar cuentos muy sencillos,cortos y de mucha significancia!!!!

      Eliminar
  3. Ansias

    Se notaba a la legua su estado, los ojos casi salían de la orbita, los dedos juntaban las manos, las estragulaban; el pie izquierdo sobre la rodilla derecha, se balanceaba, casi golpeaba la silla donde ella se hallaba sentada.

    La boca entreabierta parecía querer decir algo, la frente mostraba arrugas de angustia y preocupación; la vista inquieta fijada en el rostro de ella, esperando su respuesta.

    La impaciencia agravaba esos rasgos, aceleraba el vaivén del pie, la garganta reseca imploraba beber; todosu ser atento a las expresiones de ella, que no lograba descifrar.

    Repitió su pregunta, desesperado.
    –Lo voy a pensar– contestó ella, se levantó y salió de la cafetería


    Zeev - 111

    ResponderEliminar
  4. El tiempo es relativo. Lo es? Y si lo es, es relativamente que? Es relativamente fácil encontrarle la vuelta a las cosas que queremos? Y las que se nos escapan todos los días, que hay con esas? Por qué andamos persiguiendo sueños y no podemos dormir? Nos esforzamos por lograr una meta sin saber para qué. O peor aún, tenemos logros que no buscamos y los desechamos porque la ceguera de lo cotidiano es más potente que la visión de lo que nos hace feliz.
    Y entonces resulta que el tiempo es relativamente complicado o corto o inadecuado. El mismo tiempo que aseguran que cura todas nuestras heridas y sin embargo lo desperdiciamos como se tratan a las cosas de poco de valor. Seamos sinceros, no es necesario luchar por él, no se consigue con dinero y usarlo es gratuito. De modo que para que preocuparnos.
    Pero entonces la otra alternativa, la de no tenerlo más, como suena? Pues vamos, que sea relativo, si quiere, pero por Dios, que SEA.

    ResponderEliminar

  5. **La Pena Del Adiós**

    Aquí, frente a mi ordenador, procuraré recordar y escribir el paseo, que esta
    mañana dí. Fui al aeropuerto internacional, con el fin de gastar el tiempo. En
    el salón principal, un anciano apoyado en su bastón, despedía a un matrimonio
    joven con un niño de seis o siete años.

    *Se comunica a los señores pasajeros...*

    El anciano dejó su bastón caer y abrió los brazos como queriendo abrazar, a sus
    seres queridos, en un abrazo final, emotivo y procurando no llorar...

    *...el embarque se hará por la puerta número...*

    Los tres abrazados, entre si, el niño abrazado a la pierna de su abuelo. Al oír la
    orden de embarque, comenzaron a llorar la partida inmediata...

    *...se recomienda presentarse con la tarjeta de embarque en mano...*

    Ya todo estaba dicho, ya todo faltaba por decir, sin decir, cada uno pensaba si
    esta sería la partida final. Teniendo en cuenta la edad del abuelo, era el ir y no
    regresar...

    *...se aconseja, a los señores pasajeros, no olvidar pertenencias personales...*

    Las lágrimas, que asomaban a sus ojos, como pequeños ríos del deshielo que
    cae de la montaña, inundó los rostros de esta gente y me hizo doler el corazón.
    ! Partir es morir, sin posibilidad del reencuentro, es morir total !

    *...esperamos tengan un buen viaje. ! Gracias por elegirnos ! *

    Los tres jóvenes embarcaron, el abuelo levantó su bastón, apoyó un brazo en la
    columna, escondió su rostro, y sus hombros comenzaron a sollozar con el silencio
    del gran dolor.

    Hoy, debo escribir que, he conocido la pena, el pesar, el desconsuelo y el dolor .
    ! Debo reconocer que aún me dura la tortura de mi paseo matinal !
    Mario Beer-Sheva

    ________________________________________


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mario, muy emotiva descripción.
      Fijate la entrada que subí hoy, se llama "Despedidas", y justo tiene que ver con ésto que escribiste...
      Gracias por tus aportes al blog!

      Eliminar

Tu opinión enriquece este blog... gracias!